As augas de Madrid/Las aguas de Madrid

Hay gente que rehuye el agua. Un antiguo compañero de trabajo me decía, refiriéndose al nombramiento por una Comunidad Autónoma de un Director General de la Calidad del Agua, que porqué no lo nombraban de la calidad del vino. Y tenía razón. Mi padre nos contestaba “a auga acatarra” cuando le reprochábamos que solo bebiera vino en las comidas. Y creo que es cierto.

Sin embargo, los que viven en Madrid posiblemente no estén de acuerdo. El agua de Madrid se tiene conceptuada como de un sabor y calidad extraordinarias. No tiene nada que envidiar a las de cualquier otra capital. Mucha gente la bebe y la saborea. Todo el mundo sabe que se lo debemos a su proximidad con la llamada “Sierra” de Madrid o Sierra de Guadarrama. Madrid sin la “Sierra” sería un pequeño pueblo manchego.

Repasando las vicisitudes históricas que hicieron posible la “traída” del agua desde la “Sierra” a la capital, vemos que la necesidad del abastecimiento de agua no se manifestó hasta ya bien entrado el siglo XIX, cuando su población había aumentado de forma considerable –ya rebasaba los 200.000 habitantes- y las necesidades higiénicas de la población habían cambiado. Hasta esa fecha su menor población y los abundantes manantiales de agua potable que llegaban a las fuentes por una compleja red de canalizaciones (los viajes del agua) resultaban suficientes para el suministro de la capital y no hacían pensar en la necesidad de un suministro desde una zona tal alejada.

El primer proyecto de construcción de un canal desde la Sierra tuvo lugar en el año 1851, siendo presidente del consejo Bravo Murillo cuando, tras un concienzudo estudio se optó por construir un canal desde el río Lozoya, ya muy próximo a su confluencia con el Jarama, a una distancia de unos 70 Kms. al Nordeste de la provincia, ya muy cerca de la de Guadalajara.Las razones esgrimidas fueron que la cuenca del Lozoya alojaba los picos más altos de la sierra madrileña y la nieve acumulada durante el invierno garantizaba agua durante todo el año.

Este proyecto obtuvo el beneplácito general y la financiación oportuna, así que las obras de construcción del primer embalse -Pontón de la Oliva- y del primer canal -llamado Canal Bajo- comenzaron ese mismo año. Siete años después,  las aguas llegarían a Madrid, cuando el 24 de Junio de aquel año en un emotivo acto las aguas se elevaron en la Plaza de San Bernardo 30 metros por encima de los sorprendidos madrileños.

Mapa 1.- Detalle da cabeceira da rede de abastecimento de Auga a Madrid (FONTE: elaboración propia con datos do IGN (©Instituto Geográfico Nacional de España) e Canal de Isabel II).
De Madrid

Mapa 2.- Detalle do sistema de suministro de augas a Madrid, tramo medio. (FONTE: elaboración propia con datos do IGN (©Instituto Geográfico Nacional de España) e Canal de Isabel II).
De Madrid

Mapa 3.- Detalle do sistema de suministro de augas a Madrid, tramo baixo. (FONTE: elaboración propia con datos do IGN (©Instituto Geográfico Nacional de España) e Canal de Isabel II).
De Madrid

Mapa 4.- Detalle do sistema de suministro de augas a Madrid, tramo Oeste. (FONTE: elaboración propia con datos do IGN (©Instituto Geográfico Nacional de España) e Canal de Isabel II).
De Madrid

Otras importantes obras se fueron realizando a lo largo de los años. Destacan la construcción de los grandes embalses del El Atazar y El Villar, también en el río Lozoya, aguas arriba embalse de Pontón de la Oliva, y la construcción de los correspondientes canales que llevarían el agua a la capital –El llamado Canal Alto, El Canal del Atazar, etc.- y que iremos viendo con más detalle, sirviéndonos de los mapas adjuntos (Mapas 1 a 6).

1.- El Canal Bajo es junto con el Canal de la Parra el canal principal de abastecimiento de Madrid en sus primeros años. Entró en funcionamiento en 1858 y seguía el curso del Jarama hasta las proximidades de San Agustín de Guadalix, desde donde se dirigía por la cuenca del río Gluadalix hasta las proximidades de Colmenar Viejo, ya en la cuenca del rio Manzanares, y finalizaba en el llamado Primer Depósito construido al efecto en la parte Norte de Madrid (zona llamada Campo de los Guardias).

2.- El Canal de la Parra, junto con el Canal Bajo forma parte de la primitiva red de abastecimiento a Madrid. En un primer momento tomaba las aguas directamente del embalse de Pontón de la Oliva, pero posteriormente, a causa de los lodos y filtraciones, hubieron de construirse los azudes, el de Navarejos y el de la Parra, del que toma su nombre. Vierte sus aguas en el Canal Bajo en el entorno llamado nudo del Empalme.

3.- El Canal del Villar, fue construido en 1912 al igual que el embalse de su mismo nombre, de donde toma sus aguas. Enlaza en el depósito alto de Torrelaguna con el Canal de El Atazar y con el Canal del Jarama.

4.- El Canal Alto, construido en 1941, nace en el depósito superior de Torrelaguna, donde se juntan los Canales de El Atazar, el Canal del Jarama y el del Villar. LLeva sus aguas al depósito elevado de la Plaza de Castilla en Madrid.

5.- Canal del Jarama. Costruido en 1960 aguas arriba del río Jarama, ya en la provincia de Guadalajara. Toma sus aguas del embalse de El Vado y las deja en el depósito alto de Torrelaguna, donde se junta con el Canal de El Atazar y el Canal de El Villar.

6.- El Canal de El Vellón fue construído en 1967 y capta sus aguas del embalse de Pedrezuela para verterlas en el Canal Alto en las proximidades de San Agustín de Guadalix.

7.- Canal de El Atazar. Por su capacidad de embalsamiento (425 Hm3.) el embalse de El Atazar es el verdadero protagonista de la red de abastecimiento de aguas a Madrid. Fue construido en 1972 y su canal enlaza con el depósito de El Goloso (Madrid).

8.- Canal de Santillana. Toma sus aguas del embalse de Santillana, en el río Manzanares, cerca de la localidad de Manzanares el Real y enlaza con el depósito del Olivar en Madrid. Entró en funcionamiento en 1912.

9.- Canal de Picadas. Lleva las aguas desde el río Alberche (embalse de Picadas) a la estación de tratamiento de aguas del Canal de Isabel II en Majadahonda (Madrid). Entró en servicio en 1967 y dada la diferencia de nivel se apoya en dos estaciones eléctricas elevadoras.

10.- Trasvase Pantano de San Juan- Embalse de Valmayor. Sólo se utiliza en períodos de escasez de agua dado el coste de la energía necesaria para operar dos estaciones elevadoras necesarias por la diferencia de nivel entre los ríos Albercha y Aulencia donde se sitúan ambos embalses.

Mapa 5.- Rede de abastecimento de Auga a Madrid (FONTE: elaboración propia con datos do IGN (©Instituto Geográfico Nacional de España), Canal de Isabel II, Confederación Hidrográfico del Tajo e Universidad de Wisconsin (para as imáxenes dixitais do territorio tomadas no proxecto Shuttle da NASA).
De Madrid

Mapa 6.- Detalle do sistema de suministro de augas a Madrid desde os ríos Jarama e Lozoya (Embalses de El Vado, El Atazar, El Villar, Pontón de la Oliva y El Vellón). (FONTE: elaboración propia con datos do IGN (©Instituto Geográfico Nacional de España), Canal de Isabel II, Confederación Hidrográfico del Tajo e Universidad de Wisconsin (para as imáxenes dixitais do territorio tomadas no proxecto Shuttle da NASA).
De Madrid

Tempo de castañas

Eu non son un experto en castañas, pero herdei do meu pai algúns castiñeiros, a maioría xa enxertados, e intento poñerme ao día. Na compra da casa da Eirexe incluíanse tamén uns cantos castiñeiros en torno á casa. Fixen algúns enxertos, uns poucos con éxito e outros terei que repetilos. Este ano 2014 na zona de Chantada, segundo me informou o meu primo José Luis Carballo, houbo unha colleita moi escasa. Ao contrario que aconteceu na zona de Monterroso onde, por ser unha zona máis seca e aireada, a colleita foi aceptable.
En canto ao prezo parece que estivo en torno ao Euro (1,10 na feira de Chantada e 1,14 na Cooperativa Icos). No prezo non se diferenciou moito doutras zonas castañeiras. Un coñecido de San Martín de Valdeiglesias (Madrid), onde tamén hai castaños, díxome que o prezo alí estaba máis ou menos como en Chantada en torno a o Euro.
Segundo me informa o meu veciño Antonio, as variedades de castaña por estes ámbitos parecen que son á “loura” e a “garrida”. Terei que identificalas con máis precisión. As últimas que recollín parecían da variedade “garrida” e tiñan este aspecto:

https://picasaweb.google.com/lh/photo/_UR8WnzFLlwxtQGHSWWgAdMTjNZETYmyPJy0liipFm0?feat=directlink
https://picasaweb.google.com/lh/photo/N_pBjqlpUMFnHSAQTN2IgNMTjNZETYmyPJy0liipFm0?feat=directlink
https://picasaweb.google.com/lh/photo/PkUZ_BVZwVfLb2N4wteIItMTjNZETYmyPJy0liipFm0?feat=directlink

Outra das tarefas que terei que afrontar é a recuperación e o saneamento do “souto” da Cuqueira, xa centenario e achacoso, moi descoidado en todos estes anos por non estar en explotación (as “silvas” acaban invadíndoo todo).

https://picasaweb.google.com/lh/photo/JY2wq6eTLcaSnVBWpFb4ANMTjNZETYmyPJy0liipFm0?feat=directlink

No terreo chamado “O Agro” onde os dous últimos anos plentéi uns 30 castiñeiros xa enxertados terei que repoñer os danados polos corzos e completar a plantación. Os que parece que mellor se adaptaron a ese terreo foron os da variedade “Parede”.
Para completar este ” Post ” e especialmente polo seu interese inclúo unhas reflexións sobre os castiñeiros nas provincias de Lugo e Ourense. A fonte é do Códice L. 1054 (descoñezo o autor) existente no Arquivo Histórico Nacional de Madrid que contén algúns temas de interese aínda hoxe, 150 anos máis tarde:

“Provincias de Lugo y Orense

Castañas

Desde las villas de Chantada y Monforte de Lemos, hasta Orense y el Ribero de Abia, hai por las Marjenes de los Ríos dilatados sotos de castaños.

Se sacuden y abanean, acarrean, varean, etc. con grandes varales, a principios de Noviembre. Las que caen limpias de los erizos, se llevan para las casas, comiendo las gentes las mejores, y echando las más chicas y ruines, en crudo con la cáscara á los marranos, que las aprovechan mui bien, hace mui sustanciosas sus carnes. Las que caen dentro de los erizos (ouriizos) se llevan en esta forma a las eras contiguas a las moradas y se dejan quedar allí á la intemperie, extendidas unas sobre otras, hasta que se reblandezcan los erizos, y puedan irse separando fácilmente con los talones de los pies (esconchando). Si están demasiado tiempo se humedecen mucho y toman un sabor pésimo.

Las mejores castañas se ponen en unos zarzos (canizos), á secar al humo (no fumeiro), y por mayo las limpian de la cáscara fuerte exterior que sueltan fácilmente al contacto entre el pulgar y los demas dedos de la mano derecha (debullar). Les llaman castañas mayas ó secas; en castellano pilongas. Las mayas se comen cocidas, con sal, hojas de Laurel y orégano, manjar apetitoso en Galicia. Se ponen á cocer, cuando lo están bastante, se les echa oreja u otra carne de cerdo, bien entera bien en pedazos, y se le hace un guiso de cebolla y especias con manteca de cerdo, en el Ribero, y sabe mui bien; se ponen en potaje con habichuelas blancas; se mezclan al caldo del pote, y sobre todo se conducen á vender á los mercados, ferias y villas: en Santiago corrió este Marzo la arroba de ellas, gallega, a 18 reales.

Noticias que me suministró un mozo vendedor de vinagre, natural de Gomaríz en el Ribero, añadiendo que una tía suya cogía un año con otro 300 ferrados de castañas verdes.

La castaña es muy delicada:las exalaciones nocturnas y las nieblas le son muy perjudiciales desde Agosto hasta que llegan á su perfecta maduración.

Cuando el árbol entra el florescencia (a la flor llaman candea en gallego) y cuando empieza á germinar la fruta, ó sea al tiempo de formarse el erizo toda exalacion y niebla la destruye.

La castaña se destruye ó se barea por el S. Martin, pero antes de llegar a este estado corre varios riesgos con los temporales, porque, se repite, no hay cereal, legumbre ni fruta tan delicada ni más expuesta á perderse.”