A Eirexe (páxina antigua)

http://www.angelfire.com/ia/lamazares/eirexe.htm

http://www.angelfire.com/ia/lamazares/b_merino.htm

http://www.angelfire.com/ia/lamazares/flora.htm

http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2006/03/20/4617441.shtml

Casa de A Eirexe

I.- Situación geográfica

La casa rural denominada “A Eirexe” está situada en la entidad singular de población (“lugar”) del mismo nombre, parroquia de Santa Euxenia de Asma, municipio de Chantada, provincia de Lugo, Galicia (España), a escasos metros de la iglesia (“eirexe” en gallego) parroquial de dicha parroquia de Santa Euxenia de Asma.


II.- El tipo de edificación


Se trata de una casa de piedra , en alto y bajo, destinada la planta baja a cuadras y la alta a cocina y locales. Ocupa un solar de 176 metros cuadrados, con un patio unido y cerrado a su frente, la mitad cubierto y la otra mitad descubierto, de 138 metros cuadrados. La casa está rodeada de unos terrenos de 26 áreas y 88 centiáreas (unos 5 ferrados en la medida local).


La casa de “A Eirexe” se encuadra entre el grupo de las llamadas “casas bloque” y las denominadas “casas grandes”. En ambos casos se juntan bajo el mismo techo los locales de habitación y los de explotación agrícola.


La “casa bloque” es el tipo de casa predominante en las zonas intermedias de Galicia (500-600 metros) o en las llanuras de gran parte de Lugo y comarcas limítrofes de Orense y A Coruña. Son de forma de prisma rectangular sin elementos distorsionadores en el exterior de no ser un corredor, en muchos casos con escalera interior por las que se accede al primer piso.


III.- Su distribución interna


Cuando, como en este caso, la estructura o el tamaño de las casas hacen que absorban dentro de sí los elementos que en otras viviendas son exteriores, nos hallamos antes las llamadas “casas grandes”.


Como afirma Otero Pedrayo, la “casa grande” es “una vivienda rural en todo su desarrollo y su origen procede directamente de la “villa” romana. Como ella, tiene una economía cerrada, bastándose a sí misma y contando con trabajadores que constituyen una verdadera “clientela”, formando algo así como una prolongación de la familia ya que se sienten ligados a los de la casa grande por una serie de vínculos de gratitud y de afecto.


Este tipo de casas consta de dos, tres o cuatro cuerpos que rodean un patio. Cuando el edificio no cubre todo el perímetro del patio, el cierre de éste se hace por medio de paredes muy altas que lo aislan totalmente del exterior.


El acceso a la casa se hace por el patio, del que sale una escalera, por lo general de piedra, con barandillas de lo mismo o de hierro, que va a un corredor que recorre la casa. A este corredor se abren varias puertas que comunican con los departamentos interiores, que a su vez tienen entre si puertas para ir de unos a otros sin pasar por el corredor.


En la planta baja se encuentra una serie de dependencias que se destinan a los usos más variados, básicamente para las cuadras del ganado, pero también para otros usos como bodega, almecén de patatas, dependencias para las herramientas, etc.”


IV.- Crisis de la vivienda tradicional gallega


Los materiales empleados en su construcción son la piedra de granito y la madera. La piedra se utiliza en los muros para cumplir una misión sustentante de los otros elementos. Las ventanas, puertas y pisos, así como los muebles son de madera cogida de los árboles de la zona (roble o castaño), así como el armazón que sostiene la cubierta de teja.


La crisis de la sociedad rural supuso para Galicia el abandono de un sistema de vida tradicional que en su tiempo respondió a las necesidades y demandas de una economía cerrada y de subsistencia. En ella, el propio usuario constuía su vivienda, utilizando la tradición en las técnicas, en los materiales y en las formas, construyendo como lo hicieron sus antepasados.


Él mismo arrancaba la piedra en la cantera del monte que tenía muy cerca, la trabajaba y la asentaba; él mismo cogía la madera de los árboles y hacía las vigas, las puertas, las ventanas, y las tablas de los pisos y tabiques: él colocaba la cubierta y retejaba.


Mientras la Galicia rural permaneció aislada del mundo urbano, las tradiciones se conservaron puras y las costumbres se mantenían inalterables, todo era igual que hacía treinta, cincuenta, cien años, dos siglos…Con la llegada del mundo económico, la degradación creció a pasos agigantados. Casas, e incluso aldeas enteras son abandonados y hoy en día están en trance de todal desaparición.


Por su estructura, la casa de “A Eirexe” puede encuadrarse por tanto dentro de las llamadas “casas grandes”, dedicada a labores de agrícolas y ganaderas. De hecho así sucedió hasta que sus anteriores propietarios se deshicieron, por separado, primero de las tierras y después de la casa que constituían la “propiedad” de “A Eirexe”.


V.- Su rehabilitación


La casa se compró en el año 1993 junto con una pequeña parcela a su alrededor, llamada en Galicia “resío”, de unos 2.500 metros cuadrados. Por haber sido cedida en los últimos años en aparcería a terceras personas junto con el resto de las fincas de la propiedad, y por encontrarse deshabitada en el momento de su compra, la casa se encontraba en un estado de conservación muy deficiente, mostrando algunas de sus dependencias un aspecto lamentable y semi-ruinoso.


Las primeras tareas que se realizaron en el año de 1993 fueron obras tan básicas como la construcción de un cuarto de baño y de un “pozo negro”, así como la sustitución del suelo de madera del pasillo por soportes de terrazo de cemento. En junio del mismo año se reconstruyó el muro norte del patio, completamente destruído, se colocó el techo y las tejas en la parte caída que se apoyaba en el muro. Esta labor resultó especialmente costosa dada la cantidad de piedras y barro acumulados como consecuencia de la caída, y el tamaño de las vigas de madera que sustentaban la techumbre.


En febrero de 1994 se restauró el corredor que da al patio principal por su parte Sur, sustituyendo la barandilla y balaustres del corredor por otros nuevos elementos de madera de castaño, respetando fielmente la forma original -barandilla con balaustres lisos haciendo ángulo-. En septiembre del mismo año se instalaron las baldosas del pasillo y baño. Durante las vacaciones se realizaron labores de mantenimiento como retejar la parte de la cubierta del patio que había sido afectada por la caída del muro, limpiar el patio de los restos de madera y piedras caídas, instalar una reja en la ventana de la cocina y, finalmente, instalar una boca-buzón en la “portada” de entrada del patio.


Durate el año de 1995 se reparó el suelo del cuarto principal, sustituyento los puntones y las tablas de madera anteriores, muy deteriorados, por nuevo material (julio). El mismo mes se colocaron las baldosas de la cocina y en octubre se instaló el teléfono. En mayo se termió de construir el camino de pizarra del jardín de la parte posterior de la casa y se colocó el banco de madera. Entre el 23 de julio y el 15 de agosto -vacaciones de verano-, se niveló la parte del patio más cercana al corredor y se pintó y retejó el hórreo.


En marzo de 1996 se instalaron dos depósitos de agua en el interior del hórreo, se instaló una estufa de hierro en el cuarto grande y, lo más importante, se reparó completamente el tejado de la casa. El estado del tejado era especialmente preocupante, y los recursos dedicados fueron importantes. La labor se hizo especialmente dificultosa dadas sus dimensiones y estado en que se encontraba, dedicándose a esta tarea tres personas durante once días. También se limpíó el manantial llamado “a mina”, cuya agua sale directamente al patio, con la intención de encontrar más agua, aunque sin conseguirlo.


A comienzos de 1997 (enero y febrero), se arregló el acceso a la carretera, construyendo una rampa de bajada por la parte sur de la finca llamada “Leira” y se allanaron los alrededores de la casa en su parte Norte y Este, elinando todo tipo de maleza y aprovechando la piedra de los viejos muros (“valados”), para la construcción de un muro de cierre y contención en dicha zona, recuperando la parte de la finca que comprende el “soto” de castaños, deshaciendo el actual desnivel y creando un lugar de sombra apropiado para la época veraniega.


El objetivo más inmediato que falta por realizar es la finalización del muro de cierre de la parte Nordeste y el acondicionamiento (nivelado y empedrado) del patio interior de la casa (ya realizado, ver apartado siguiente), sin abandonar otras no menos importantes, como por ejemplo, cubrir el manantial llamado “a mina”, encintar las pareces exteriores de la casa, reparar los techos de todas las habitaciones, etc., etc.


VI.- El patio interior


En la actualidad, a finales de 1999, se ha pavimentado el patio interior con una distribución regular de granito y losas de pizarra, en su mayoría procedentes de la cubierta de una bodega, de la vecina localidad de Pincelo, a orillas del Miño.

 

 

La situación de dicho patio en 1993 se puede ver en fotografía correspondiente a dicho año.La situación después de las obras se puede apreciar en las dos últimas fotos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: